escuela infantil y comedor municipal en Los Mondragones. Granada

memoria

Esta intervención se sitúa en la Ribera del Beiro, al norte de la ciudad de Granada. La presencia de un muro blanco delimitando la antigua propiedad militar de los Mondragones y rematando con sus torretas de vigía configura una imagen característica del lugar. A su vez, una alta fila de chopos marca el recorrido ligeramente curvo del río, que discurre un par de metros por debajo de la calzada. Ahora, es enorme manzana con sus antiguos pabellones se ha transformado en un complejo administrativo municipal y en su fachada se dispone esta Guardería y Comedor como servicios complementarios.

La decisión más radical del proyecto ha sido aceptar anudarse a lo preexistente y desaparecer detrás del muro, con el reto de transformarlo sin destruirlo y procurar un espacio interior coherente y adecuado al programa. La fachada se corta para dar lugar a unos paneles de GRC lacados en colores diversos y que se separan del muro para permitir un acceso tangencial al patio de espera de la guardería. La utilización del color pretende introducir una cierta vibración en lo preexistente y hacer patente el cambio de carácter que corresponde a su nuevo uso.
El proyecto se ordena en bandas, de este a oeste se sitúan los espacios para el personal, oficinas y cocina a continuación el corredor, rematado por un patio, la banda de baños y las aulas. Las clases se caracterizan por tener una doble iluminación, ventanas altas por donde el sol de la mañana entra filtrado en verano por las hojas de los árboles desde la Ribera del Beiro y cristalera corrida al oeste protegida por una marquesina de hormigón y abierta a un jardín de albero en el que la vegetación vuelve a ser protagonista.

El comedor se plantea con un funcionamiento y accesos independientes, aunque siguiendo la misma estructura unitaria del edificio. Una banda de instalaciones y una crujía de mayor tamaño para el comedor, vinculada a los jardines para permitir que pueda instalarse durante algunos meses al año servicio de mesas al aire libre.
El objetivo del proyecto ha sido resolver el programa de la forma más sencilla y completa posible, atendiendo a las peculiaridades de lugar, topografía, orientación, así como la especificidad de su uso.
Conscientes de la importancia de minimizar el consumo energético y ante la imposibilidad económica de instalaciones de alta tecnología se ha recurrido una vez más a optimizar los recursos naturales y adaptarse a las condiciones de orientación, luminosidad, vegetación y elementos constructivos para logarlo.