Archivo de la categoría: arquitectura singular

exposición Concrete Work. San Sebastián

memoria

Desde su inicio y a lo largo de estos veinte años mi estudio de arquitectura ha sido un espacio de reflexión y acción que nace de “la esperanza infatigable” de un futuro mejor. En esta exposición se muestra uno de los campos de experimentación en los que he trabajado, el hormigón armado.

Esta investigación empieza en el 1996 con la restauración de Manantiales, la obra más emblemática de Félix Candela. Así, en México se inició un camino atento al diseño de la estructura como factor fundamental en la formalización de la arquitectura y a las posibilidades de la industria en el desarrollo de nuevos materiales en pro de la racionalidad y economía de medios. A esto se añade en el siglo presente la preocupación por el medio ambiente y la sostenibilidad. Reducir el consumo de material y energía ya no es solamente una ventaja económica sino un requisito ético de todos los que habitamos en este pequeño planeta.

Este es solo el principio de un camino de investigación con proyectos en marcha. Seguiremos trabajando con la convicción de que una arquitectura mas humana al alcance de todos llevará a una sociedad más justa.

Rehabilitación de la Sala de exposiciones del Convento de Santo Domingo. Huéscar

memoria

Esta obra se realiza a partir de un proyecto inicial de Antonio Jiménez Torrecillas.

Tres años después de la llegada de los dominicos a Huéscar 1544, éstos se hicieron con un solar donde edificar su convento.

El complejo conventual debió de ser trazado según los modelos entonces vigentes para esa clase de edificios: un organismo cuadrangular con cuatro alas en torno a un claustro central e iglesia adosada lateralmente. No se construyo mas que una parte.

La intervención se realiza en una de las alas originales con artesonado de madera, posteriormente reforzado para ser usado como almacén de trigo y en la nave anexa que se encontraba derruida. La intervención respeta al máximo lo existente y se trata de hacer una recuperación del espacio y adecuación a sala de exposiciones de bajo coste. Se incorpora una escalera nueva de acceso a la planta alta. El forjado, que estaba hundido se ha repuesto con una ondulación en la cara inferior que acústicamente funciona muy bien. Las carpintería se reutilizan filtrando la luz con alabastro.

iglesia en Playa Granada. Granada

memoria

En la costa tropical, al sur de sierra Nevada, y muy cerca del mar se alza una esbelta torre por la que se reconoce la presencia de una nueva iglesia. Se trata de una sencilla pieza de hormigón, cercana y accesible, situada entre los arboles de un jardín abierto.

El reto de construir un espacio para el encuentro que remita a la trascendencia es tal, que se ha optado por no tratar de hacer nada nuevo sino acudir a la tradición de los primeros templos cristianos. Un intento de emular a quienes antes que ella alcanzaron el uso hábil de la luz natural y las texturas de los materiales, la unidad entre el todo y las partes, y la precisión en los detalles para alcanzar un espacio coherente, silencioso y fuerte.

La arquitectura por lo tanto se pone al servicio de la liturgia integrando los elementos que configuran el conjunto. Atrio de acceso, baptisterio con pila octogonal a la entrada, cripta, presbiterio, campanario y coro. Y el texto se inserta en un determinado contexto, el conjunto de condicionantes propios de esta obra: la topografía, con un desnivel que permite el acceso a la nave desde la cota del jardín al oeste, y desde el este a la cripta que funciona como basamento, el alto nivel freático que ha determinado la cota de suelo de la misma. La normativa urbanística, que obligaba, salvo el campanario, a no superar la altura de 8 metros de las viviendas unifamiliares de dos plantas del entorno. El ambiente agresivo para el acero que supone la cercanía del mar. La importancia de la acústica para el correcto funcionamiento del edificio.

Estos condicionantes han sido las reglas del juego, que lo han ido conduciendo hasta la el resultado final eliminado todo lo arbitrario.

La luz es la materia prima con la que se trabaja. A través de ella se materializa la idea de que Dios es la luz de mundo, un único Dios y tres personas. En el templo hay tres entradas de luz, la primera un lucernario oculto orientado a este, por donde sale el sol, que simboliza la resurrección de Cristo y que ilumina de forma indirecta pero clara el altar. Al oeste, sobre el coro, unas  perforaciones en el hormigón permiten que al caer la tarde se proyecte sobre el altar una luz visible en forma de cruz, y una tercera en el lateral sur, a través de la celosía abierta al jardín en la nave de los fieles. Una única luz ilumina la iglesia de tres formas diferentes.

Por último cabe hablar de la construcción, que se realiza esencialmente en hormigón. La estructura vertical es de muros armados a dos caras, la horizontal, cimentaciones y forjados utiliza un sistema nuevo “ELESDOPA”, elemento estructural de doble pared que consigue optimizar estructuralmente el funcionamiento del hormigón, que queda visto por ambas caras, y alcanzar un alto nivel de aislamiento térmico. En la cubierta de la nave principal esta losa de espesor variable evita el paralelismo entre suelo y techo que acústicamente no conviene. Este sistema también permite prescindir en la mayoría de los casos de otros acabados por lo que tanto la construcción resulta muy económica 480 €/m2 construido y un mantenimiento prácticamente nulo.

El hormigón, piedra artificial de nuestro tiempo, tiene además un valor simbólico. La desnudez de esta piedra contemporánea habla de sinceridad constructiva y de sobriedad. Valores atemporales que llevan a purificar la arquitectura de ornamento y permitir solo a la luz afectar los espacios.

galería Sandunga. Granada

memoria

Arquitecturas imperfectas, fragmentos de ciudad reciclados, intervenciones que asumen sus propios condicionantes y se convierten en oportunidades para experimentar con nuevos materiales, con nuevas formas de construir, habitar o mirar el mundo. Espacios con usos concretos y diversos que se acomodan a lo existente por caminos nuevos. Soluciones arquitectónicas para problemas complejos y reales que siguen una regla a rajatabla. Hacer solo lo imprescindible, demoler solo lo imprescindible. Así, esta galería de arte contemporáneo en un local irregular en la plaza del Prof Fontboté en Granada se convierte en espacio para el arte contemporáneo, largos paños de exposición detrás de un cristal. Una caja de acero que gira la entrada, nada más. Una obra menor, porque se ha realizado en el menor tiempo con el menor presupuesto pero que esconde una carga profunda de reflexión. Atiende a las condiciones de sostenibilidad y creatividad que exige este siglo que ha de convivir con lo heredado, se reconozca o no su valor patrimonial. Reciclar la arquitectura es mucho más que restaurar o rehabilitar, es aceptar lo recibido y transformarlo sin renunciar a los valores esenciales de la arquitectura, sin renunciar a la luz y a la sombra, sin renunciar al silencio, sin renunciar a perseguir la difícil invisibilidad de la precisión.

Para este proyecto hemos diseñado un sistema de pared con ruedas  de madera que permite la transformación de la galería a las necesidades de cada exposición. Las ruedas tienen frenos para evitar que se desplacen de forma indeseada.

La iluminación unos tubos fluorescentes por debajo de las instalaciones. Nada más, la forma de la sala a gusto del artista. 

nuevo espacio en la casa de Plácido Arango. Madrid

memoria

Un jardín atravesado

Afinar la mirada, descubrir la belleza detrás de los acontecimientos cotidianos, ser capaces de aprehenderla, de hacerla propia, de dejar que nos cambie, es el nudo gordiano del proceso creativo, y esta obra se construye en un contexto especialmente adecuado para ello. Situada en una finca en las inmediaciones de la sierra del Escorial la intervención responde a la necesidad de unir dos casas que constituyen una única vivienda con la particularidad de que ésta albergue importantes obras de arte.

Así, el proyecto se concibe como un contenedor que permita  habitar con las pinturas y esculturas de una magnífica colección, a través de la cual se descubre la mirada singular de Plácido Arango.

A diferencia de un museo, lugar de admiración y de encuentro puntual con obras singulares, la propuesta asume el reto de hacer un espacio para la vida en el que la luz y la relación con la naturaleza cobran especial importancia. En las entrañas de un trozo de jardín con encinas y alcornoques se establece una nueva conexión entre las dos casas separadas por él. La primera de ellas se articula en torno a una gran sala de recepciones, en la segunda se disponen las dependencias de mayor privacidad, biblioteca, habitaciones. La unión se produce a través de unas salas enterradas como tubérculos que adaptan su geometría  para no dañar las raíces de los árboles.

Con la libertad de quien se ha desprendido de la apariencia (el proyecto no emerge, no aparece sobre la superficie) los muros se quiebran y asumen alegremente y sin complejos la simplicidad como sinónimo de precisión, disolviendo en ella la complejidad que a la arquitectura le es propia.

Publicaciones
CASABELLA nº 780. Milan 2009
Detail 2009 7/8. München 2009
Detail 2009 5. München 2009
ON Diseño nº 303. Barcelona 2009
Mark nº20. Amsterdam 2009
R&R Restauración y Rehabilitación nº111. Valencia 2009
AV monografías nº140. Madrid 2009
‘Elisa Valero 1998-2008’. Valencia 2009

clínica dental. Granada

memoria

En un local de la Chana, barrio popular de Granada, se plantea esta clínica dental como unas cajas de vidrio que contienen las cabinas aisladas del ruido y que separan la zona del público, en fachada de la zona de trabajo al interior. Por un juego de vinilos grabados diseñados por la agencia de marketing “Limón” se logra que la visión de los árboles de la avenida esté presente dentro de las cabinas.

La intervención se precisa que sea rápida y económica por ser un local en alquiler. Las materiales fuertes, resina de poliuretano para el suelo con un acabado sin juntas, cristales y carpinterías de DM lacado en blanco.

Publicaciones
H2O. Valencia 2009

parroquia de San Ildefonso. Granada

memoria

A la sombra de una parra centenaria.

Erigida en 1501 como parroquia, la iglesia de San Ildefonso se construyó extramuros de la ciudad, cerca de la mezquita de Rabadasif y junto al aljibe de este nombre, que se conservaba inmediato a ella. El templo es de planta basilical con una única nave y a la que se abren capillas laterales. La cabecera, de planta cuadrada, comunica a la sacristía, a la casa rectoral y la del sacristán.

El proyecto consiste en habilitar estas dependencias anexas de mala construcción en la que con los años se han sucedido una suma de intervenciones parciales poco afortunadas para dotar el conjunto de los necesarios despachos y salas de reuniones. En el muro del templo se encontró un arco de una antigua puerta de acceso cancelada en el siglo XVI de la que se ha dejado la traza vista. Con presupuesto exiguo se ha realizado esta intervención, las particiones acristaladas dejan pasar la luz y la vista al pasillo, los suelos son de hormigón pulido coloreado y las carpinterías de madera lacadas en blanco.

A estas dependencias de carácter doméstico se accede a través de un patio irregular cubierto por una parra centenaria que con su sombra lo cobija y protege. Esta sabia arquitectura vegetal dotaba carácter el lugar. Una persona me contó que en los años 30 siendo ella muy niña fueron a San Ildefonso a bautizar a su hermano y de aquello sólo recordaba un patio con una parra. La arquitectura mediterránea podría definirse como la creación de la sombra adecuada. El control de la luz pasa por la construcción de sombras, que en definitiva es lo que nosotros podemos modificar. La sombra es la aportación con la que los arquitectos dibujan como con tinta china las líneas sutiles de los órdenes clásicos en los templos griegos, con la que las tiendas de los nómadas definen sus límites, o los patios del Albaycin se defienden del sol meridiano.

Publicaciones
H2O. Valencia 2009

centro social polivalente en Lancha del Genil. Granada

memoria

Al sureste de la ciudad de Granada, donde ésta se frena al encontrarse con las últimas estribaciones de Sierra Nevada está la barriada de Lancha del Genil. Allí se sitúa este Centro Social Polivalente cuya vocación es ser el espacio común en el que se desarrolle la vida vecinal, lugar de confluencia de actividades, híbrido entre el fuera y el dentro, espacio ambiguo en el que se cruzan líneas de fuerza, y en el que el vacío cobra valor propio.

Esta obra, por tanto, no se concibe como un edificio, sino como un nudo, tanto por su programa, espacio de relación por antonomasia, como por la forma en la que ata el lugar articulando dos niveles topográficos, dos situaciones diversas. El solar, de forma trapezoidal y en una zona de ladera junto al Santuario de la Virgen de Fátima, presenta una caída hacia el sur de 5 metros. El proyecto resuelve un borde, encuentro entre la montaña y lo urbano, adaptándose a la topografía para resolver el programa requerido de una forma sencilla, flexible y racional. La disposición de lo construido se ajusta al perímetro como muro de contención para minimizar su presencia en la planta superior y que sea el espacio público, el mirador, el protagonista de la escena urbana.

El desnivel propicia que el programa, claramente diferenciado en dos partes, se desarrolle en plantas con accesos independientes desde las calles inferior y superior respectivamente. Ambos niveles están unidos interiormente por una escalera lineal y un ascensor, a su vez cada una de ellos pueden funcionar independientemente o con horarios distintos. La fachada sur se abre a una calle de viviendas unifamiliares de dos alturas y se configura con un carácter urbano. En planta baja se disponen dos salas polivalentes de mayor tamaño, y tres despachos de oficinas en los que el sol se controla fácilmente por las estrechas y altas aperturas en el muro de piedra. En la planta superior las oficinas se abren al jardín protegidas del oeste por lamas verticales. En cabeza, una sala principal se abre a la sierra con un ojo único por el que la arquitectura nos redescubra, al final del recorrido interior, su pertenencia al lugar.

Publicaciones
IX Bienal Española de Arquitectura y Urbanismo. Madrid 2007
Periódico de Arquitectura nº12. Granada 2008
ARV Revista de arquitectura nº 06. Almería 2007
Infodomus, construcción sostenible y edificios inteligentes. Madrid 2007
Volumenes nº42. Granada 2009
‘Elisa Valero 1998-2008’. Valencia 2009

farmacia Ogáyar. Granada

memoria

La intervención en la farmacia Ogáyar sintetiza la búsqueda de la imagen limpia y aséptica de un laboratorio con el intento de hacer resaltar los productos que, colocados en livianas estanterías, reclaman la atención del cliente.

El diseño de la propuesta se hace extensivo al mobiliario, que ordena el movimiento en el interior de la farmacia, a la vez que sirve de manera funcional a las necesidades de exposición y venta de productos.

El acero inoxidable y los vidrios translúcidos se combinan en un fondo blanco que cede el protagonismo de la intervención al producto farmacéutico. Diseño y marketing se alían.

Publicaciones
H2O. Valencia 2009