remodelación de la UCI del Hospital Niño Jesús. Madrid

memoria

La nueva Unidad de Cuidados Intensivos del Hospital Infantil Universitario Niño Jesús de Madrid, ubicada en el ala central de este edificio decimonónico de estilo Neomudéjar, asume el reto de convertirse en la más moderna UCI pediátrica de Europa. Esto supone asumir una enorme complejidad técnica para dotarla de las mejores prestaciones y los instrumentos más avanzados y a la vez crear un espacio amable que aporte las mejores prestaciones de confort y funcionalidad dentro de las posibilidades de la estructura existente. Todo ello ha sido posible por la colaboración estrecha con los profesionales del hospital, un gran equipo técnico y la generosidad de la fundación Aladina.

En origen los niños hospitalizados se situaban en una crujía interior sin iluminación natural. El proyecto, atento a los avances de la fotobiología le da la vuelta para abrir la gran sala común de hospitalización con siete puestos asistenciales y dos boxes aislados, con control de enfermería y preparación de medicación al parque del Retiro.

Se crean unos grandes lucernarios que recorren toda la sala. Parten de los ventanales abovedados e inundan de luz todo el espacio, haciendo que durante el día no sea necesario el aporte de luz artificial salvo en labores muy concretas. Al oscurecer, los lucernarios siguen siendo el elemento principal de aporte de luz al espacio al contener en los cantos luminarias LED de temperatura de color cálida.

En la crujía interior, que ahora queda unida a la exterior, se ubican cuatro boxes independientes con condiciones de aislamiento de presión positiva-negativa y todas las dependencias de apoyo, tanto materiales, de limpieza y preparación, como de personal; descanso de enfermeras y zona de trabajo de médicos o sala de reuniones.