parroquia de San Ildefonso. Granada

memoria

A la sombra de una parra centenaria.

Erigida en 1501 como parroquia, la iglesia de San Ildefonso se construyó extramuros de la ciudad, cerca de la mezquita de Rabadasif y junto al aljibe de este nombre, que se conservaba inmediato a ella. El templo es de planta basilical con una única nave y a la que se abren capillas laterales. La cabecera, de planta cuadrada, comunica a la sacristía, a la casa rectoral y la del sacristán.

El proyecto consiste en habilitar estas dependencias anexas de mala construcción en la que con los años se han sucedido una suma de intervenciones parciales poco afortunadas para dotar el conjunto de los necesarios despachos y salas de reuniones. En el muro del templo se encontró un arco de una antigua puerta de acceso cancelada en el siglo XVI de la que se ha dejado la traza vista. Con presupuesto exiguo se ha realizado esta intervención, las particiones acristaladas dejan pasar la luz y la vista al pasillo, los suelos son de hormigón pulido coloreado y las carpinterías de madera lacadas en blanco.

A estas dependencias de carácter doméstico se accede a través de un patio irregular cubierto por una parra centenaria que con su sombra lo cobija y protege. Esta sabia arquitectura vegetal dotaba carácter el lugar. Una persona me contó que en los años 30 siendo ella muy niña fueron a San Ildefonso a bautizar a su hermano y de aquello sólo recordaba un patio con una parra. La arquitectura mediterránea podría definirse como la creación de la sombra adecuada. El control de la luz pasa por la construcción de sombras, que en definitiva es lo que nosotros podemos modificar. La sombra es la aportación con la que los arquitectos dibujan como con tinta china las líneas sutiles de los órdenes clásicos en los templos griegos, con la que las tiendas de los nómadas definen sus límites, o los patios del Albaycin se defienden del sol meridiano.

Publicaciones
H2O. Valencia 2009