Archivos de la categoría arquitectura para niños

espacio de usos múltiples en la escuela Cerrillo de Maracena en Granada

memoria

El Cerrillo de Maracena es un barrio periférico al norte de granada. Hace 50 años se l se fundó un colegio parroquial en los años 40 para escolarizar a los niños sin recursos. La obra es una ampliación para mejorar sus instalaciones y dotarlo de una sala de usos múltiples y una zona de recreo cubierta que la normativa exige.

Se proyecta un volumen que va ser la nueva fachada al oeste, comunicado con el colegio por planta primera, situándose encima de una clase existentes y parte del patio de juegos.

Las condiciones de partida son la economía (81.250 euros) y la eficiencia energética. Se construye con un sistema muy innovador. Un sistema constructivo de doble pared de hormigón proyectado sobre 20 cm de aislamiento térmico en su interior. Inercia térmica y gran aislamiento. Único acabado, hormigón dentro, suelos, paredes y techo y fuera. Una celosía para controlar la luz, evitar que los balones y ladrones rompan los cristales. En el interior nada más, solo luz y espacio para crecer.

centro maktub, área de TMO del Hospital Niño Jesús. Madrid

memoria

Este proyecto es fruto de un contrato de investigación entre la fundación Aladina y la Universidad de Granada para dotar este Hospital Pediátrico, de las mejores instalaciones y tecnología para la realización de trasplantes de médula ósea, desde el diseño de circuitos no cruzados a los sistemas de sobrepresión más avanzados. Además de los aspectos técnicos el proyecto tiene como objeto añadido paliar en la medida de lo posible la sensación de aislamiento a la que están sometidos los niños inmunodeprimidos y que la calidad de los espacios les amabilice la estancia a ellos y a sus familiares.

La naturaleza del entorno hospitalario, su organización y su sistema de funcionamiento, tiene una gran capacidad de generar estresores ambientales para los pacientes y sus familias. Cuando los pacientes son niños el proceso puede ser aun más acusado por las propias peculiaridades de la interpretación cognitiva y la valoración afectiva infantil del entorno, pero también es cierto que las mismas peculiaridades de los niños permiten disponer en su entorno, con relativa facilidad, estímulos cuyo efecto sea el contrario, esto es, distensores ambientales asociados a experiencias infantiles emocionales positivas y con una alta capacidad para incidir en el bienestar de los niños hospitalizados.

Esta intervención hace una apuesta radical y plantea resolver las necesidades funcionales eliminando o transformando la percepción de los  elementos  identificados como hospitalarios. Para ello se introduce el uso de nuevos materiales como el Himacs que permite redondear las esquinas y evitar los protectores de golpes, el diseño de cabeceros que minimicen la presencia de los aparatos y acabados que por medio del color y la geometría conformen una percepción lúdica del espacio.

La unidad cuenta con seis boxes, ubicados todos ellos en el lado sur del ala, dando a la galería acristalada de las visitas de los familiares. La primera medida es dotarlos de la mayor amplitud posible. Para ello se redistribuye toda el área ajustándose a los condicionantes que imponen la estructura y la red de saneamiento existentes. La segunda eliminar los obstáculos visuales que lo separan del exterior. El pasillo pasa de su antigua la posición central sin luz natural, a convertirse en galería iluminada por ventanales que abren sobre un jardín. Entre este y las habitaciones se sitúan las áreas de servicio en el interior de unas cajas de distinto tamaño.

Este es el primer centro en Europa que posibilita estudios clínicos en fotobiología pediátrica. La luz juega un papel protagonista en el campo de los estímulos ambientales y así se ha considerado tanto la natural, como la artificial que se ha proyectado con tecnología de led blancos de triple chip última generación smd 5050y sistema RGB con control de 856 colores a través del sistema chip triled, empleado para cromoterapia.

La obra se ha realizado en dos meses con la dificultad añadida de que la planta superior e inferior del Hospital han estado en uso durante la obra, lo que ha requerido una extraordinario precisión y coordinación de los distintos oficios.

escuela infantil en el Serrallo. Granada

memoria

La escuela infantil del Serrallo se sitúa al norte de Granada y desde ella se divisa toda la ciudad y las estribaciones de Sierra Nevada.  Está destinada a niños de hasta 3 años por lo que su programa funcional y características formales están adecuadas a sus necesidades. Se compone de 7 unidades con una capacidad total de 102 niños.

Dado el clima benigno de Granada se ha procurado una relación directa desde las clases a la zona de juegos  en la ladera de la montaña para fomentar el contacto de los niños con la naturaleza.

La marcada topografía de la parcela y el interés por proporcional la mejor orientación y y vistas desde las aulas ha sido determinante en las decisiones de proyecto. Debido al desnivel del terreno el edificio se desarrolla en dos plantas con acceso directo a cada una de ella.

Se han elegido los materiales con criterios de racionalidad, economía de medios y lógica constructiva.  También se han procurado acabados  en el exterior que no requieran mantenimiento, como es el caso del hormigón, una envolvente continua, que recorre paramentos verticales y horizontales a modo de caparazón estructural, así como la cerámica vidriada para los cerramientos de las caras este y oeste.

El carácter lúdico de la zona de juegos se ve reforzado por la presencia de murales geométricos de vivos colores diseñados por el artista Eduardo Barco.

En el interior se utilizan materiales  neutros  con predominio del blanco y azulejo. En las cajas de los baños que ceden el protagonismo a los elementos de color que se introduce por el mobiliario y la presencia de los niños.

El alto grado sísmico de Granada y la poca resistencia del terreno que se deducía del estudio geotécnico, así como la necesidad de un muro de contención de 7 metros de altura  para salva la diferencia de cota entre ambos lados del edificio nos llevaron a proyectar una estructura monolítica de hormigón armado que optimiza el uso de  micropilotes en la cimentación.

Con respecto a las instalaciones, el edificio se plantea de carácter  bioclimático. El aprovechamiento de la energía de forma directa, como el soleamiento en el interior de las aulas y pasillos en invierno a través de las cristaleras y el control de la radiación por medio de vuelos que en verano que  evitan la radiación directa, forman parte importante de acondicionamiento del edificio.

Los materiales utilizados responden a la más pura tradición granadina, las cerámicas vidriadas que se utilizan siguen el mismo proceso productivo que las que en el siglo XII recubrieron los zócalos de la Alhambra, especialmente la celosía de la fachada oeste es un referente en clave contemporánea de las celosías árabes.

En el interior, el blanco y la luz, propios de la arquitectura mediterránea son una constante en el recorrido espacial.

Publicaciones

On diseño 327/328. Barcelona, 2012
Libro ‘Colorful childhood contemporary world kindergarten design’. China 2012
The big issue nº20, nov 1 / 2011. Taiwan 2011
Guía de estudios de arquitectura 2011/2012 Promateriales. Madrid 2011

escuela infantil y comedor municipal en Los Mondragones. Granada

memoria

Este proyecto es fruto de un contrato de investigación entre la fundación Aladina y la Universidad de Granada para dotar este Hospital Pediátrico, de las mejores instalaciones y tecnología para la realización de trasplantes de médula ósea, desde el diseño de circuitos no cruzados a los sistemas de sobrepresión más avanzados. Además de los aspectos técnicos el proyecto tiene como objeto añadido paliar en la medida de lo posible la sensación de aislamiento a la que están sometidos los niños inmunodeprimidos y que la calidad de los espacios les amabilice la estancia a ellos y a sus familiares.

La naturaleza del entorno hospitalario, su organización y su sistema de funcionamiento, tiene una gran capacidad de generar estresores ambientales para los pacientes y sus familias. Cuando los pacientes son niños el proceso puede ser aun más acusado por las propias peculiaridades de la interpretación cognitiva y la valoración afectiva infantil del entorno, pero también es cierto que las mismas peculiaridades de los niños permiten disponer en su entorno, con relativa facilidad, estímulos cuyo efecto sea el contrario, esto es, distensores ambientales asociados a experiencias infantiles emocionales positivas y con una alta capacidad para incidir en el bienestar de los niños hospitalizados.

Esta intervención hace una apuesta radical y plantea resolver las necesidades funcionales eliminando o transformando la percepción de los  elementos  identificados como hospitalarios. Para ello se introduce el uso de nuevos materiales como el Himacs que permite redondear las esquinas y evitar los protectores de golpes, el diseño de cabeceros que minimicen la presencia de los aparatos y acabados que por medio del color y la geometría conformen una percepción lúdica del espacio.

La unidad cuenta con seis boxes, ubicados todos ellos en el lado sur del ala, dando a la galería acristalada de las visitas de los familiares. La primera medida es dotarlos de la mayor amplitud posible. Para ello se redistribuye toda el área ajustándose a los condicionantes que imponen la estructura y la red de saneamiento existentes. La segunda eliminar los obstáculos visuales que lo separan del exterior. El pasillo pasa de su antigua la posición central sin luz natural, a convertirse en galería iluminada por ventanales que abren sobre un jardín. Entre este y las habitaciones se sitúan las áreas de servicio en el interior de unas cajas de distinto tamaño.

Este es el primer centro en Europa que posibilita estudios clínicos en fotobiología pediátrica. La luz juega un papel protagonista en el campo de los estímulos ambientales y así se ha considerado tanto la natural, como la artificial que se ha proyectado con tecnología de led blancos de triple chip última generación smd 5050y sistema RGB con control de 856 colores a través del sistema chip triled, empleado para cromoterapia.

La obra se ha realizado en dos meses con la dificultad añadida de que la planta superior e inferior del Hospital han estado en uso durante la obra, lo que ha requerido una extraordinario precisión y coordinación de los distintos oficios.

colegio de las Dominicas en Ogíjares. Granada

Memoria

El Colegio de Dominicas de Ogíjares se sitúa en un edificio decimonónico de buena factura, una antigua casa de recreo.

La edificación se compone de tres cuerpos articulados en torno a un patio interior central con cuatro lados desiguales en profundidad. La fachada se prolonga conformando la zona de entrada con un jardín  romántico con importantes ejemplares de cipreses, palmeras y granados.

La estructura del edificio es de carga de fábrica de ladrillo y columnas de mármol (en patio y en una de las crujías interiores).

La intervención consiste en la reforma de la planta alta para habilitarla como zona de residencia de las monjas. La actuación de reforma es parcial, interviniendo solamente en la redistribución interior de la planta alta del cuerpo del convento a fin de obtener cinco dormitorios con aseo incorporado, oratorio, sala de espera, una sala de comunidad, biblioteca, cocina y comedor. Todo ello se ubica en la L que da al jardín del acceso. También se realiza un cerramiento de la parte del torreón que se cayó años atrás y saneado de revestimientos exteriores.

Se ha pretendido la creación de espacios luminosos especialmente en las zonas comunes, y la adecuación de las instalaciones con criterios de sostenibilidad y economía. Se han sustituido los elementos estrictamente necesarios y se ha invertido en asegurar un buen aislamiento que mejore las condiciones térmicas del viejo edificio. Se mantienen los pavimentos, baldosas hidráulicas de distinto tipo que al cambiar la tabiquería son la huella de la situación anterior y conforman las estancias con una condición fragmentaria. Las carpinterías interiores se unifican a las antiguas y las nuevas son de DM lisas lacadas en blanco.

En definitiva, la intervención asume las preexistencias como un valor e introduce en ellas con naturalidad y desde la contemporaneidad los elementos.

Publicaciones
H2O. Valencia 2009

escuela infantil en la Chana. Granada

memoria

Lugar, programa y construcción determinan la forma de esta escuela infantil. Los objetivos son hacer un edificio funcional, con una orientación adecuada, abriendo las clases y el gran patio a sur, hacerlo de forma rápida y racional.

Una geometría sencilla, en una única planta para facilitar la accesibilidad. Todo el programa edificio se resuelve bajo una cubierta de tres bandas continuas separadas por patios.

Al exterior se cierra con un muro blanco, alto que guarda en su interior los juegos de los niños y los protege de las vistas y el ruido de la calle y vecino paso de ferrocarril. El acceso es un pliegue para permitir que la salida sea tangente a la calle.

Hay dos accesos, uno para los niños y los padres y otros para proveedores y zona de servicio y cocina. A su vez, todas las clases de los niños de uno a tres años se abren a un patio de más de 600 metros que es zona segura en caso de evacuación.

Una distribución racional que se adapta a una estructura modulada que optimice el rendimiento del acero. Una búsqueda de la luz. Un gran patio de juegos a sur para los niños.

Hacer fácil la construcción, minimizar los detalles y resolver con el mínimo número de elementos todas las particularidades que demanda el programa evitando las singularidades. De esta manera se establecen unos criterios de montaje, unas reglas de lógica constructiva que facilitan la ejecución y minimizan los errores en puesta en obra.

El programa consiste en una escuela infantil de siete unidades: 2ud de 0-1 años, 2ud de 1-2 años, y 3ud de 2-3 años, para un total de 102 niños.

Para su funcionamiento requiere un aula para cada unidad con los cuartos de baño correspondientes que pueden ser compartidos por dos aulas, una zona de dirección, aseo para minusválidos, sala de usos múltiples, y una zona de servicio con office, despensa, cuarto de basuras, lavandería tendedero, almacén de limpieza, cuarto de instalaciones, vestuarios para el personal.

Se complementa con una zona de porche a la entrada y un patio de juegos al sur con zona de huerta granja.

Publicaciones
XI Bienal Española de Arquitectura y Urbanismo. lo Próximo, lo Necesario, Barcelona, 2011
El Dominical nº469, Madrid, 2011
Guía de estudios de arquitectura 2011/2012 Promateriales. Madrid 2011
Via construcción, 86. Barcelona 2010

jardín Aladina en el Hospital de Getafe

memoria

Se ha hablado repetidamente sobre la importancia del juego para el desarrollo del niño y el aprendizaje. También cabe señalar su importancia como un instrumento curativo. Aportando posibilidades de juego el niño desarrolla habilidades y destrezas psicológicas y psicomotrices, además se conseguir una distracción positiva que haga olvidar, durante ese periodo de tiempo, su enfermedad.

El área pediátrica del Hospital de Getafe requiere una zona de juegos y para ello dispone de una terraza del Hospital. Al estar orientada al norte resulta muy umbría como espacio lúdico exterior. Se propone el montaje de un pabellón exterior pero cubierto y cerrado, que funcione como una burbuja de colores atractiva a los niños, rompiendo por sus materiales y formas con el carácter hospitalario del edificio.

Este es un pabellón ligero, con estructura prefabricada de módulos hexagonales de madera y cerramientos de policarbonato de siete celdillas, con alto nivel de aislamiento y traslucido. En el interior la luz artificial se proyecta a través de un difusor de tela tensada con sistema RGB que permite el cambio de color.

En su interior a través del mobiliario, de los cambios de color del pavimento y de alturas de techo se diferencias diversas áreas de juego y descanso, lectura y multimedia para los pequeños y sus familiares.

Hay una zona cubierta exterior y una pavimentación de caucho y zonas de vegetación con bambús en jardineras, y mobiliario adaptado a los niños para que cuando el tiempo lo permita puedan disfrutar del sol y el aire libre.

remodelación de la UCI del Hospital Niño Jesús. Madrid

memoria

La nueva Unidad de Cuidados Intensivos del Hospital Infantil Universitario Niño Jesús de Madrid, ubicada en el ala central de este edificio decimonónico de estilo Neomudéjar, asume el reto de convertirse en la más moderna UCI pediátrica de Europa. Esto supone asumir una enorme complejidad técnica para dotarla de las mejores prestaciones y los instrumentos más avanzados y a la vez crear un espacio amable que aporte las mejores prestaciones de confort y funcionalidad dentro de las posibilidades de la estructura existente. Todo ello ha sido posible por la colaboración estrecha con los profesionales del hospital, un gran equipo técnico y la generosidad de la fundación Aladina.

En origen los niños hospitalizados se situaban en una crujía interior sin iluminación natural. El proyecto, atento a los avances de la fotobiología le da la vuelta para abrir la gran sala común de hospitalización con siete puestos asistenciales y dos boxes aislados, con control de enfermería y preparación de medicación al parque del Retiro.

Se crean unos grandes lucernarios que recorren toda la sala. Parten de los ventanales abovedados e inundan de luz todo el espacio, haciendo que durante el día no sea necesario el aporte de luz artificial salvo en labores muy concretas. Al oscurecer, los lucernarios siguen siendo el elemento principal de aporte de luz al espacio al contener en los cantos luminarias LED de temperatura de color cálida.

En la crujía interior, que ahora queda unida a la exterior, se ubican cuatro boxes independientes con condiciones de aislamiento de presión positiva-negativa y todas las dependencias de apoyo, tanto materiales, de limpieza y preparación, como de personal; descanso de enfermeras y zona de trabajo de médicos o sala de reuniones.